Parte II




DE " EL USO DE HORMONAS EN LA PRODUCCIÓN
DE CULTIVOS HORTÍCOLAS PARA EXPORTACIÓN"
Dr. Homero Ramírez




Algunos Modelos Hortícolas

TOMATERO (Lycopersicon esculentum Mill)
Germinación y desarrollo inicial. Generalmente no es necesario estimular la germinación pues se usa semilla certificada. Sin embargo, puede darse el caso de tener que usar semilla vieja o expuesta a condiciones adversas. No se han efectuado pruebas con tomatero pero en chile piquín (Capsicum annuum), que es también solanácea, se tienen informes preliminares de aumento en la germinación (34% tratadas contra 14 % del testigo) con AG3 a 1000 ppm.

Transplante. En muchos lugares se acostumbra cultivar el tomatero por transplante, práctica que determina un estrés en las plantas por el traumatismo que sufre el sistema radical y que en condiciones de calor y baja humedad relativa es muy serio. Se ha observado que la aplicación de Biozyme (fitorregulador complejo) a la semilla determinó que las plantas se vieran más vigorosas después de trasplantadas pero no pudo aplicarse una escala por la gran variabilidad entre individuos. Según experiencias un tratamiento que ayuda al establecimiento de arbolillos transplantados y que en tomatero ha tenido un éxito variable es el meter la raíz del transplante en IBA de 20 a 50 ppm durante 24 a 48 horas.

Desarrollo vegetativo. Una de las características que más se ha buscado modificar en el desarrollo del tomatero, es tener plantas de menor altura y más compactas lo que permite sembrar o plantar con mayor densidad y menor acame. El daminozida se ha usado para este fin pero hay que dar aplicaciones repetidas y esto provoca caída de flores por lo que se ha abandonado la práctica. En cambio, se ha tenido éxito con clormequeat; en una breve revisión asienta que este fitorregulador determina plantas de pote bajo y compacto, resistentes al estrés tanto del transplante como de la sequía y alcance.

La giberelina determina incremento en altura, pero también aumenta la variabilidad entre los individuos y no se traduce en mayor rendimiento; el aumento en variabilidad se tiene también en otros procesos y especies como respuesta a la adición de GA y de auxinas. En un experimento con Biozyme (GA + extractos vegetales + micronutrientes) el producto determinó ligeros aumentos, no significativos, del área foliar y fuerte incremento en el contenido de clorofila cuando se aplicó a plantas en botón (5 cc/lt asperjado a punto de goteo); no hubo significación estadística por la variedad entre individuos. El clormequat determina un aumento en el contenido de fósforo en el tallo del tomatero, y el GA un decremento en calcio; el contenido de nitrógeno, potasio y magnesio no fue afectado, sin embargo, en otro experimento se incrementó el nivel de nitrógeno, calcio y magnesio con clormequat a 2000 ppm. Aunque el incremento fue sólo en los tallos y no en las hojas 2,4-D a 5 y 10 ppm determinó menor área foliar aplicado a los 30,40 y 60 días del transplante en 9 genotipos de tomatero.

Producción y retención de flores. Hay diversos reportes de que el clormequat ha aumentado la cantidad de flores y la precocidad en algunos casos. El AG3 y CPA induce precocidad. El daminozoida parece tener un doble efecto: aplicado a plántulas con 1 a 4 hojas, aumenta el número de flores en la primera floración e incrementa el potencial de rendimiento; aplicado a plantas con fruto promueve la abscisión de las flores tardías, centrando las reservas de la planta en los frutos existentes, concentrando la cosecha y mejorando la calidad de los tomates.
El principal problema en la producción de tomate no es la floración pobre o tardía sino la caída de flores. La mayor parte de los cultivares son exigentes en su requisito térmico, y tanto las flores como los frutillos prenden bien sólo cuando la temperatura nocturna durante la floración es entre 14 y 25° C; mayor frío o calor determinan abscisión en mayor o menor grado.
Hace muchos años se determinó el buen efecto de las auxinas para disminuir la abscisión de flores y frutos cuando no es causada, por falta de nutrientes o de agua sino por falta de polinización, así como por la formación consiguiente de frutos partenocárpios. El 2,4-D aumenta cuajado de frutos y el número de ramas y, por tanto, de flores como sucede en algodonero. Hace tiempo que se expresó la hipótesis de que la auxina exógena induce el rápido prendimiento del ovario (cuando la causa de poco cuajado es frío o calor que se traduce en falta de auxina endógena, no cuando faltan nutrientes o agua); si se encuentra polinizado, se formará un fruto con semillas; si no está polinizado, formará un fruto partenocárpio. Las auxinas más eficientes para el prendimiento floral son Noxa y CPA. Con Noxa a 70 ppm se han obtenido resultados en cuatro experimentos de cinco en el campo y dos en invernadero, aumentando el prendimiento floral y el rendimiento en peso.
La reducción en el número de flores abortadas por dos auxinas han sido bastante reconocidas en Estados Unidos y Europa y son la base de varios productos comerciales (Tomato-Fix, Sure-set, etc.). Un estándar de aplicación sería: Noxa 70 ppm o CPA 15 ppm asperjado a un punto de goteo a plantas parcialmente en botón y flor abierta, y repetir a los 10 días para la segunda floración; los resultados con tomatero de hábito indeterminado o floración continua tienen menor éxito.

Maduración del fruto. El etefón (comercial, Ethrel) es un producto que es absorbido por la hoja o fruto, y en el interior genera etileno apresurando la maduración; se emplea en diversos frutos para una maduración rápida y mejor coloración. En tomatero se aplica a los frutos en la planta, o ya cosechados; aplicado a la planta de 1000 a 4000 ppm adelantó la producción sin afectar peso, número a calidad del tomate. El etefón a 4000 ppm adelantó el primer corte en 4 días y para el segundo corte de etefón y primero del testigo se cortó al 70% de la cosecha total en las plantas tratadas solamente al 10% en las no tratadas, en total adelantó la cosecha 7 días dándose cuatro cortes al testigo y concentrado la producción en tres cortes en las parcelas tratadas. Resultados similares fueron encontrados por con Ethrel (etefon) a 0.5, 1.0 y 1.5 kg/ha que aceleró la maduración en tomate en la planta quince días en relación con el testigo. Sin embargo, el etefón, redujo el rendimiento en peso en 12% en los tratamientos Noxa + etefón, lo que se atribuye ya sea a que los frutos no alcanzaron su máximo volumen por la rápida maduración, o que crecen con mayor lentitud o, bien, a ambas causas simultáneas. En aplicaciones a frutos ya cosechados el etefón también aceleró la maduración en tanto que AG3 la hizo muy dispareja y tardía en general. Por otra parte, los tratamientos con etefón, así como con clormequat, daminozida o AG3 aplicados a los 38 días de la siembra, no causaron cambios en el pH, sólidos solubles y sabor de los frutos. Se han hecho intentos de apresurar la maduración del tomate por medio del ácido salicílico y acetil salicílico pero se tienen problemas con la penetración de los productos al fruto.

Rendimiento . El rendimiento es el resultado de la interacción de muchos factores, por lo que hay que buscar cual de ellos es el afectado por los productos que aumentan el rendimiento. Las auxinas evitan la excesiva caída de la flor, por lo que aumentarán el rendimiento en los casos en que ésta sea la causa limitante pero no cuando sea otra; tal vez esta es la razón de que haya encontrado menor producción en plantas tratadas con Noxa y CPA que en las no tratadas. Hay informes de que la auxina 2 hidroximetil 4-cloro fenoxiacético disloca las gráficas del número y peso medio de los tomates en los cortes sucesivos. Pero en general la acción de las auxinas es promover la retención de las flores y como efecto secundario inducir partecarpia si no han sido fertilizadas. La acción de la giberelina sobre el rendimiento es variable informándose que no ha determinado cambios en el rendimiento o que ha determinado incrementos o decrementos según los cultivares de tomatero. El clormequat a 1000 ppm reduce la altura del tomatero pero muestra que descendió el rendimiento. Tal vez se debe a la ausencia de factores climáticos negativos. Se atribuyen los efectos positivos del clormequat sobre el rendimiento a una combinación de resistencia al acame, al estrés de sequía y color y también al mayor número de flores. En cuanto a los fitorreguladores complejos, Atonil (nitroguayacol sódico + compuestos nitrogenados) aumentó el número de frutos. Cytozime (citocininas + extractos de algas + micronutrientes) también aumentó el número de frutos, en tanto que Ergostim no tuvo efecto positivo ni negativo; Cites, análogo a Cytozime ha dado buenos resultados. Con Biozyme (AG3 + extractos vegetales + micronutrientes) se encontró un aumento significativo en el peso de los frutos en parcelas tratadas con 5 cc/lt, asperjando a punto de goteo a planas en botón; este aumento no esta correlacionado con una mayor área foliar, número de flores o retención de flores; tan vez se correlacione con un aumento importante en contenido de clorofila que no fue significativo por la gran variabilidad de las muestras, o bien con una redistribución de nutrientes durante la formación de los frutos que no se investigó. En otros experimentos con Biozyme se han obtenido aumentos en el rendimiento del tomate con aplicaciones durante el tiempo de floración.