¿QUÉ ES FARTUM?



FARTUM® es un bioestimulante y fertilizante orgánico natural, hecho de algas marinas, altamente concentrado y soluble en agua, que contiene un gran espectro de agentes quelatantes: proteínas hidrolizadas, aminoácidos, ácidos orgánicos, carbohidratos y hormonas vegetales como auxinas, citoquininas y giberelinas, proveyendo a las plantas de un excelente suplemento alimenticio.
Posee una formula única basada en una combinación de técnicas que estimulan la producción deseada de promotores de crecimiento específicos. Su bajo peso molecular permite una rápida absorción del nutriente, ya que no solamente penetra a la planta por los estomas sino que también por las paredes celulares de la hoja.

La actual tendencia de usar insumos agrícolas que no contaminen el medio ambiente hace que el uso de productos a base de algas marinas sea importante en los programas de cultivo, ya que las investigaciones han demostrado que estas constituyen la fuente más completa de trazas minerales en la faz de la tierra. FARTUM® suministra 60 trazas de elementos minerales que la planta necesita, adicionándola en mínimas cantidades, en un justo equilibrio. Las trazas minerales actúan como acondicionadores que estimulan los procesos enzimáticos necesarios para la salud del suelo y los procesos de aireación.
Las hormonas promotoras de crecimiento no se desperdician, ya que tienen un ciclo de liberación lenta, que a través de un efecto sinérgico entre todos sus componentes logran un eficiente resultado final: plantas más sanas, con mayor masa radicular; más elongación; más firmes; mejor floración y formación de frutos; y mayor tasa de división celular.
La capacidad de asimilación de los nutrientes liberados por FARTUM® en contacto con el sustrato y el sistema radicular de la planta es del 100%, algo que en los fertilizantes de bases sintéticas no ocurre.

Este producto es fabricado por INVERSIONES PATAGONIA S.A., en la ciudad de Valdivia. Chile.
El abastecimiento de materias primas se realiza con algas de la Región de Los Lagos y Región de Magallanes y Antártica Chilena, donde se ubican los mayores bancos naturales de algas marinas del planeta, en aguas heladas, puras y libres de contaminación.