Parte V


VID (Vitis vinifera)

Taxonomía. La uva (Vitis vinifera) se considera originaria del área de Asia Menor adyacente al Mediterráneo, extendiéndose hacia el sureste del Turkestán, en Rusia. Las especies diploides con 38 cromosomas se han utilizado desde tiempos prehistóricos. Las nuevas especies V. Labrusca (2n=38) y V. Rotundifolia (2n=40), nativas del este y sudeste de Estados Unidos, se utilizan actualmente como fruta fresca y para la elaboración de vino y otros productos industriales. Las especies. V.solonis y el híbrido interespecífico V. solonis x V. othello 1613 son portainjertos tolerantes a nematodos.

Producción de portainjertos. Los portainjertos se obtienen utilizando estaquillas de madera sucelenta con 2 a 4 hojas de crecimiento en curso o de madera dura en latencia.
En ambos casos. Para estimular la formación de raíces se trata la parte basal de la estaquilla, donde se hizo el corte, con polvo o solución que contenga auxinas del tipo del indolbutírico, indolacético o naftalenacético por unos 5 seg, a concentraciones variables de 500 a 1500 ppm según el cultivar. Para tener éxito con esta metodología la estaquilla de madera suculenta deberá plantarse en invernadero con cama caliente (20 a 25°C) y nebulización intermitente. Por lo que se refiere a las estaquillas de madera dura, se recomienda cortar varetas del año anterior de 15 cm de longitud, y una vez tratadas con la hormona se plantan directamente en el campo, generalmente durante enero o febrero.
El tratamiento permite que de 4 a 8 semanas, una vez aparecido el tallo, se forme el sistema radical adventicio de la nueva planta. En el cv Kyoho se ha demostrado también la formación de callo en estaquillas tratadas con 100 ppm de Thidiazurón (N-fenil N-[1,2,3 thdiazol-5il]urea). Este efecto es visible al sexto día después de la aparición. Se ha establecido que el AIA es la hormona natural principal en el enraizamiento, pero también los sintéticos IBA y ANA tienen el mismo efecto (Westwood, 1978). La rizocalina se consideró importante, proponiéndose que se forma en las hojas y se transporta por el tallo, y que al combinarse con la auxina induciría a la formación de raíz. Se tienen evidencias de que las giberelinas y citocininas con frecuencia inhiben la formación de raíces, mientras que el etileno, el ácido abscísico y las morfactinas en ocasiones lo estimulan. Los retardantes del crecimiento como daminozida, clormequat y TIBA han mostrado efectos variables.

Producción de planta injertada. La vid es un frutal donde se ha desarrollado ampliamente la técnica de propagación vegetativa. Tradicionalmente el injerto de yema en T ha sido muy popular, ya que se aprovecha la actividad de la planta a finales de primavera o principios del verano para que el prendimiento sea más seguro. En otro tipo de injertos, el inglés con yema dormida es muy frecuente entre los viveristas. Cualquiera que sea el tipo de injerto que se utilice, para acelerar el prendimiento se puede utilizar una solución de 50-150 ppm de bencilaminopurina en el punto de contacto entre el portainjerto y la variedad multiplicada por yema.

Formación de yemas. Desarrollo de fruto. En general. La vid presenta la iniciación floral entre finales de primavera y principios del verano, lo que ocurre en yemas laterales de madera en curso, las cuales representan la fruta potencial del siguiente ciclo. La formación de yemas florales es estimulada con algunos productos como daminozida a 2000 ppm y clormequat a 1000 ppm; deben asperjarse en el período correspondiente a la inducción floral, que podría ocurrir entre 2 y 5 semanas después de la floración. El paclobutrazol es otro producto prometedor en la formación floral aplicando en otoño 0.5 g/planta a la raíz. Daminozida, clormequat y paclobutrazol tienen también la propiedad de incrementar el cuajado de la fruta, El complejo Biozyme TF estimula el cuajado a 1 litro/1000 litros de agua aplicando cuando se está en etapa de inicio de apertura de pétalos hasta plena floración, según se ha observado en los cv. Thompson y Flame Sedless , obteniéndose también aumento en el tamaño de la fruta y elongación del racimo. Resultados similares se han obtenido con AG3 a dosis de 20 a 100 g/ha según el cultivar, aplicando desde que el racimo se ha elongado 10 cm hasta que el tamaño de la fruta es de 4 a 8 mm. Se han logrado incrementos en el tamaño de fruto asperjando una combinación de AG3 a 25 ppm + N-fenil-N(4-pirdil) urea 10 ppm pasados 10 días de plena floración. Con frecuencia el aclareo de la fruta es utilizado para incrementar su tamaño y desarrollo. En los cv. Flame, Thompson y otros , este efecto se logra aplicando AG3 de 10 a 30 ppm cuando hay 50 a 80 % de flor abierta. Con el mismo propósito se ha evaluado el etefón, que, efectivamente aclara la fruta, pero reduce el tamaño de la que cuaja.

Maduración y calidad del fruto. En viticultura, en ocasiones el adelanto en la maduración de la fruta puede representar mayores ingresos al productor. En varios cultivares se ha probado la combinación de Ethrel (200-400 ppm) + ANA (10-15 ppm) aplicada unas 4 semanas antes de la cosecha normal, acelerándose la colaboración de la fruta en 2 semanas; sin embargo, los resultados han sido muy inconsistentes. Se ha intentado el proceso contrario para almacenar la uva por algunas semanas, aplicando por ello Biozyme TF 1 litro/1000 litros de agua 2 o 3 semanas antes de la cosecha, o AG3 20-50 ppm, o bien 6-benzilaminopurina 30 ppm; aún se continúan estas investigaciones. La aplicación de productos liberadores de etileno como etefón reducen la acidez en el fruto y aumentan la pigmentación en cultivares que no desarrollan bien su zona de abscisión y en cambio reducen el contenido de azúcares en aquellos que presentan una zona anatómica de abscisión.

EXTRACTO DE "EL USO DE HORMONAS EN LA PRODUCCIÓN
DE CULTIVOS HORTÍCOLAS PARA EXPORTACIÓN"
Dr. Homero Ramírez
____________________________
Departamento De Horticultura
Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro
Saltillo Coahuila, México
E-MAIL: homeror@terra.com.mx